Mártir de la fe 

La vida de D. Andrea Santoro

La vida de D. Andrea Santoro es la vida de un enamorado de Jesucristo. Este sacerdote italiano nació en Priverno (Italia) el 7 de septiembre de 1945 y fue ordenado sacerdote en 1970. Su amor por la Tierra de Jesús le llevó a Turquía, la «Tierra de los apóstoles» como la llamaba él.

Su entrega misionera en busca de las almas que no conocían a Jesús, le llevó a hacerse uno de ellos en medio de una cultura absolutamente distinta a la suya, y a un olvido de sí heroico. Tras seis años de misión en tierras turcas fue asesinado el 5 de febrero de 2006 en la Iglesia de Santa María en Trebisonda, Turquía.

Image

Padre Andrea Santoro

padre Andrea Santoro

Don Andrea Santoro sintió la llamada al sacerdocio a una edad muy temprana; y desde entonces su decisión y convicción para realizar las cosas era sorprendente. En palabras de su hermana: «Don Andrea era sacerdote hasta la médula de los huesos». Siendo joven sacerdote, por los años ochenta, vislumbraba en su interior una llamada a las misiones. Esta inquietud le llevó a realizar un viaje misionero por Tierra Santa y otros países como Siria, Líbano y Turquía, el cual medró en él el sacrificio que los santos apóstoles realizaron en nombre de Cristo llevando a cabo la misión que les había encomendado: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación».

A raíz de esta experiencia, en el año 2000 obtiene el permiso para partir a las Tierras del Señor, hecho que para él significó vivir en la «Iglesia Madre», una Iglesia que se había extendido desde allí hacia el mundo; y que ahora, desgraciadamente en guerra, necesitaba a la Iglesia de Roma. Comprendió la importancia de ir en misión a las tierras en las que Jesús había vivido, donde los apóstoles habían anunciado el evangelio, y en las cuales, lamentablemente, la fe se encontraba bajo las cenizas causadas por las persecuciones y la destrucción de las iglesias.

Durante su estancia en Tierra Santa, encontró la frescura de la fe y la claridad de su sacerdocio. Sin embargo, después de eso pidió ir a Turquía, a la cual él llamaba: «La Tierra Santa de los Apóstoles», pues había encontrado allí mucho sufrimiento, así como también la necesidad de una mayor presencia de la Iglesia. En Urfa, que era donde se encontraba, verdaderamente los cristianos no podían hacer nada, estaban muy limitados. Él solía decir: «Sí, hay cristianos, pero no pueden exponerse. No existe una persecución abierta como en otros países, pero existe un “sed”, no digo sumisos, pero un “haced lo que os permitimos hacer”»

Sin embargo, este hecho en vez de representar un obstáculo en su labor apostólica, suscitó en él un deseo más profundo de ser «Presencia de Cristo». Este deseo, por ejemplo, le llevó a fundar un pequeño periódico en el cual se dirigía a todos los fieles para compartir noticias y cartas, así como también testimonios de los que habían estado de peregrinación por esas tierras, representando para él: «Una ventana para el Medio Oriente». De esta y muchas otras maneras, don Andrea trabajó arduamente para que las almas no perdiesen la fe y la esperanza en Dios, y se mantuviesen unidas al Cuerpo Místico de Cristo que es la Iglesia Universal.

Tras seis años de misión en tierras turcas, fue asesinado el 5 de febrero de 2006 mientras dirigía un encuentro dominical en la Iglesia de Santa María en Trebisonda. Con la biblia en mano y arrodillado en el último banco de la iglesia, recibió dos disparos mortales en los pulmones. Tras su muerte, su hermana reflexionaba sobre qué enseñanza le había dejado y habla de ver en él: «una fe grande e inquebrantable». Muchos de los fieles dan testimonio de ver cumplido en su vida la frase de San Pablo: «Ya no soy yo quien vive, sino que es Cristo quien vive en mí». Así mismo, muchos sacerdotes que conocieron a don Andrea reconocen en él no sólo grandes capacidades humanas, como un excelente organizador de la parroquia, sino también capacidades espirituales muy elevadas. Su enamoramiento por Jesús, por la Escritura, por la Iglesia, era verdaderamente grande.

Conoce más a D. Andrea Santoro en este breve clip de la serie
«Destellos de Luz» de «HM Televisión»
Back to Top